Decálogo de BCL sobre “Gestión de Infraestructuras y Servicios de Transporte”

Fruto de la fusión de dos de las comisiones de trabajo de BCL, Gestión de Infraestructuras, Territorio y Transporte, por un lado, y Transporte Multimodal de Mercancías, por otro, en febrero de este año se creó la Comisión de Gestión de Infraestructuras y Servicios de Transporte, cuyo objetivo es impulsar y dar seguimiento a 10 actuaciones clave para la competitividad futura del sector logístico de Catalunya.

La generación de nueva actividad económica y el incremento de la productividad de las empresas siempre ha estado en el punto de mira de BCL. Pero, para conseguirlo, es imprescindible que el territorio esté dotado adecuadamente de infraestructuras y de servicios de transporte.

Por esta razón, la Comisión de Gestión de Infraestructuras y Servicios de Transporte de BCL ha enumerado en un Decálogo las actuaciones que son una prioridad sostenida en el tiempo. Este espacio de trabajo propio de BCL se encarga, pues, de ir valorando el ritmo de desarrollo de las infraestructuras y de los servicios de transporte, así como su avance y grado de implementación.

Decálogo

1. Instrumentos de planificación territorial que integren la perspectiva económica en la ordenación del territorio: Plan Director Urbanístico metropolitano (PDU) de la AMB y estrategia territorial para la localización de Nuevos Sectores de Actividad Económica (Generalitat de Catalunya).

2. Nuevos accesos terrestres al Puerto de Barcelona: acceso viario de alta capacidad y nuevo acceso ferroviario de ancho estándar, complementados con la ejecución de apartadores de 750 metros en la línea de Zaragoza (que también darán servicio al Puerto de Tarragona).

3. Corredor Mediterráneo ferroviario: línea dedicada a mercancías de doble vía y ancho internacional, continua desde la frontera francesa hasta el sur de Catalunya y conectada con los puertos de Tarragona y Barcelona. Como primer paso, habría que definir un calendario de disponibilidad operativa del tercer carril en los tramos comprendidos entre Catellbisbal, Martorell, Tarragona y Castelló.

4. Corredor Mediterráneo viario: doble red de altas prestaciones, la AP-7 y una autovía continua de Sur a Norte aprovechando el desdoblamiento de la N-340, la construcción de la autovía orbital B-40 y el desdoblamiento de la N-II. La puesta en servicio de esta red tendrá que ir acompañada de un sistema eficiente de tarificación por uso para dar respuesta a los retos actuales de emisiones contaminantes, seguridad viaria y congestión (en los entornos metropolitanos).

5. Nuevas terminales intermodales bien dimensionadas, compatibles con la implantación de autopistas ferroviarias y bien conectadas con las redes viaria y ferroviaria: Puerto de Tarragona, la Llagosta, Llobregat, Vilamalla y Penedès. Además, despliegue eficiente de puertos secos en el centro de la península Ibérica.

6. Profundización de la capacidad de gestión individualizada de los puertos de Barcelona y Tarragona, que tendría que ser compatible con una planificación estratégica compartida.

7. Desarrollo de la ciudad aeroportuaria a partir del impulso del Master Plan Inmobiliario del Aeropuerto de Barcelona-El Prat.

8. Fomento de la eficiencia energética en las cadenas de transporte, especialmente en las etapas de transporte por carretera y proyectos de digitalización y descarbonización de los servicios de transporte de mercancías, en sentido amplio y para todos los modos (smart & green logistics).

9. Acelerar el desarrollo de nuevo suelo logístico, mejorando la gestión urbanística y el grado de aceptación por parte de las administraciones locales. En especial, impulso en las nuevas zonas de actividades logísticas del Puerto de Tarragona, Penedès y Vilamalla.

10. Optimizar la Distribución Urbana de Mercancías (DUM) con una dotación adecuada de plataformas de consolidación urbana y metropolitana y una regulación eficiente del uso del espacio público y de los vehículos autorizados.

Fecha del Taller: