El Port Tarragona oficializa el inicio de las obras del proyecto de construcción de la Zona de Actividades Logísticas

La Torre d’en Virgili ha estado hoy el escenario del acto de inicio de las obras de construcción de los viales de acceso en la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del Port Tarragona, una de las plataformas de operaciones y de servicios más innovadoras del territorio impulsada por la Autoridad Portuaria de Tarragona en el término municipal de Vilaseca.

El acto institucional ha sido presidido por Jordi Puigneró, vicepresidente y consejero de Políticas Digitales y Territorio de la Generalitat de Cataluña, y ha compartido el escenario con Álvaro Rodríguez, presidente de Puertos del Estado; Josep Maria Cruset, presidente del Port de Tarragona; Pere Segura, alcalde de Vila-seca; Xavier Puig i Andreu, teniente de alcalde y consejero de Territorio y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Tarragona; y Noemí Llauradó, presidenta de la Diputación de Tarragona.

El acto de inauguración de la primera fase de los trabajos de construcción de la ZAL ha consistido en la presentación del proyecto constructivo y una visita virtual de obras de la mano del presidente del Port Tarragona, Josep M. Cruset. Seguidamente han intervenido los principales actores institucionales que han hecho posible este proyecto, y para finalizar el acto se ha procedido a la colocación de la primera piedra inmortalizando el momento por la posteridad.

La infraestructura ocupará una superficie de 915.000 m² entre los terrenos de la localidad de Vila-seca. Esta nueva plataforma logística supondrá la creación de más de 4.200 puestos de trabajo directos e indirectos, un incremento del 20% del espacio para las actividades logísticas al Port de Tarragona y un impacto positivo en el tráfico marítimo cifrado de entre 2,7 y 4,6 millones de toneladas más al año.

El vicepresidente y consejero de la Generalitat de Cataluña, Jordi Puigneró, ha destacado las ventajas de esta inversión que “supondrá un salto cualitativo para las empresas exportadoras e importadoras del territorio, hecho que reforzará todavía más el papel logístico e industrial de Tarragona y su puerto”. El vicepresidente también ha anunciado la próxima firma del convenio entre el Port de Tarragona y la Generalitat de Cataluña para la construcción de la rotonda de acceso a la ZAL por la parte norte, a la altura de la planta industrial de DOW, a la carretera C-31B. Una obra que financiará el Port de Tarragona, que ejecutará la Generalitat y que conectará la ZAL con la red general de carreteras de manera segura para el tráfico y para la entrada y salida de mercancías.

Para el presidente del Port de Tarragona, Josep M Cruset, “este acto es momento muy significativo porque representa la materialización, la tangibilidad, el inicio de unas obras, que son fruto de la visión estratégica del Port, de la toma de decisiones y del trabajo hecho de tramitación administrativa iniciada hace muchos años atrás y que hoy se convierte en una oportunidad, en un elemento de dinamización económica y en un motor de crecimiento para el Port y para el conjunto del territorio”. Así mismo, ha puesto en valor el trabajo conjunto con el Ayuntamiento de Vila-seca para poder hacer realidad este proyecto.

El alcalde de Vila-seca, Pere Segura, ha explicado que “hoy damos el primer paso a un proyecto transformador para el territorio, el cual nos situará en una inmejorable posición a nivel global. De este modo, el Camp de Tarragona, Vila-seca y todo su entorno, disfrutará de una plataforma que transformará nuestras comarcas en positivo y será generadora de oportunidades laborales.”

El acto también ha contado con la presencia de Joan Sabaté, subdelegado del Gobierno en Tarragona, Teresa Pallarès, delegada del Gobierno de la Generalitat de Cataluña en Tarragona, Trini Castro, directora de los Servicios Territoriales de la Vicepresidencia y de Políticas Digitales y Territorio en Tarragona y Ramón I. García, director general del Port de Tarragona.

La construcción de este primer vial de la ZAL está diseñada para soportar el paso de vehículos de gran tonelaje, por este motivo se moverán aproximadamente 80.000 metros cúbicos de tierras que se colocarán en diferentes capas para dotar a la plataforma de la resistencia necesaria por este tipo de vehículos que harán uso. Para la primera capa, la base, se utilizarán 52.000 m³ de suelo tolerable, y las tres capas superiores serán de suelo seleccionado, suelo estabilizado y suelo cemento de aproximadamente 10.000 m³ cada una.

Para la pavimentación de los viales, de 2 carriles por sentido, más las dos rotondas se utilizarán 11.000 toneladas de asfalto. Mientras que para la adecuación de los taludes adyacentes a la plataforma, el Port de Tarragona hidrosembrará con 5.000 m² de semillas previamente seleccionadas y todo el resto de componentes necesarios para adecuarse a los criterios medioambientales.

El Port de Tarragona, en vistas que en un futuro próximo se pondrá en marcha esta infraestructura, ya dejará preparada la plataforma donde se instalará el control de acceso entre el recinto portuario y la ZAL. Se trata de un ensanchamiento de la plataforma para poder instalar posteriormente los elementos necesarios para acreditar a los vehículos que entren y salgan del Port  por este nuevo acceso.

Próximas actuaciones

El presidente del Port también ha explicado que el vial perimetral será completado con dos ramales más que conectarán la ZAL con las carreteras de su entorno. Por un lado, se construirá una rotonda a la carretera C-31B (Autovía de Tarragona-Salou) a la altura de la planta industrial de DOW Chemical y a la intersección con la carretera TV-3146. Se trata de una inversión del Port de Tarragona de 2,8 millones de euros que ejecutará la Generalitat de Cataluña, dado que es la titular de la carretera y que éstas se encuentran fuera del dominio público portuario. En breve se iniciarán las expropiaciones y se prevé que las obras puedan empezar en el segundo semestre de este año.

Y, por otro lado, se construirá un paso sepultado, por debajo de la C-31B para conectar la ZAL a la A-7. Este paso se construirá a la altura de la rotonda de la “Apisonadora” en la intersección de la C-31B con la carretera TV-3148. Este acceso tiene como finalidad continuar el vial que se está construyendo actualmente, dotándolo de uno con el vial de vehículos pesados al A-7. Igualmente, se ejecutarán enlaces para vehículos ligeros del vial de la ZAL con la rotonda conocida como la Piconadora.

Esta obra supondrá una inversión de unos 6 millones de euros. Actualmente, este proyecto ya está redactado y aprobado, y se pasará a licitar las obras tanto pronto como finalice el actual proceso de expropiación de los terrenos afectados.

ZAL de Port Tarragona, una oportunidad para el territorio

La nueva plataforma para uso portuario prevé la puesta en el mercado de aproximadamente 915.000 m² de suelo logístico. Un espacio único por su dimensión y su estrecha conexión con el Port y el territorio, dentro del sistema portuario estatal. La escasez de suelo logístico en Cataluña, la disponibilidad de espacio para grandes naves y la flexibilidad en su comercialización, convierten la ZAL en una gran oportunidad para captar nuevas inversiones que dinamicen el tejido empresarial del territorio y cree nuevos puestos de trabajo.

El Port de Tarragona ha puesto en marcha un plan de comercialización internacional de la ZAL con una empresa especializada. La ZAL es un espacio logístico diseñado para la realización de actividades estrechamente vinculadas al tráfico marítimo, y también a actividades que aporten valor añadido a los productos de este tráfico marítimo y, incluso, a actividades relacionadas con la producción industrial, como por ejemplo manipulación de materias primas, servicios, puestos industriales y precomerciales o servicios como el embalaje, el etiquetado o la paletización de las cargas, entre otras muchas actividades.

Este nuevo espacio también está pensado para convertirse en un centro de transferencia de carga de mercancías, cross docking, que aportará valor añadido a los tráficos del Port gracias a su situación estratégica y a sus conexiones, que mejorarán los servicios actuales.

El desarrollo de la Zona de Actividades Logísticas del Port de Tarragona beneficiará la eficiencia logística de las empresas, puesto que permitirá reducir costes y riesgos, a la vez que acelerará la cadena logística. Para la construcción de la ZAL se incluirán tecnologías innovadoras para aumentar la eficiencia energética portuaria y la sostenibilidad, incluyendo un diseño urbanístico sostenible, elementos para la mitigación del cambio climático y criterios de eficiencia energética.

Los cálculos que ha llevado a cabo la Autoridad Portuaria de Tarragona indican que la ZAL puede llegar a tener un impacto económico positivo para el territorio estimado en 154.000.000 de euros en el año en términos de VAB. También prevé la posibilidad de crear unos 4200 puestos de trabajo, entre directos e indirectas, una vez logre su pleno funcionamiento.

Desarrollo de la ‘Xarxa Natura 2000’

Junto a la ZAL del Port de Tarragona se encuentra un espacio natural de gran valor medioambiental y paisajístico integrado en la Xarxa Natura 2000, los Prats de Albinyana, dentro del término municipal de Vila-seca con una extensión total de 37,78 hectáreas de superficie total.

El Port de Tarragona, de acuerdo con el Estudio Ambiental Estratégico, llevará a cabo un proyecto de restauración, que consistirá en la recuperación del entorno natural y la recuperación, mejora y potenciación de los hábitats naturales asociados.

El Port desarrollará 3 tipos de actuaciones. La primera consistirá en la construcción de una laguna de 107.700 metros cuadrados con una isla de 26.990 metros cuadrados y la creación de un bosque de ribera volteando la laguna con una conexión con la playa existente. Además, se procederá al desvío del canal de drenaje de la A-7 que actualmente está situado dentro de la zona protegida Xarxa Natura 2020.

La segunda línea de actuaciones tiene relación con la antigua villa romana de Cal·lípolis. Se desarrollarán acciones de consolidación arqueológica de este conjunto patrimonial, empezado por una limpieza y eliminación superficial del pavimento de los caminos que creen el yacimiento, la consolidación de las estructuras existentes, etc.

La tercera y última línea de actuación es la instalación de servicios viarios internos como, por ejemplo, la proyección de caminos, miradores faunísticos y pasarelas.

Fecha del Taller: